Skip directly to content

Tabaquismo, un problema creciente en la salud pública.

Tamaño del texto
ImprimirImprimir

 

 

El consumo de tabaco es uno de los focos rojos más alarmantes en cuanto a salud mundial se refiere; ya que dicha práctica acaba con la vida de aproximadamente 6 millones de seres humanos cada año, de los cuales 600 mil eran fumadores pasivos.[1]

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, casi un tercio de la población mundial es consumidora de tabaco.[2] Esta situación representa una potencial crisis sanitaria si tomamos en cuenta que casi la mitad de dichos individuos tendrá que atenderse por algún tipo de padecimiento relacionado con fumar.[3]

El humo del cigarro está compuesto por una variada cantidad de substancias malignas entre las se encuentran monóxido de carbono, alquitranes, arsénico, cianuro de hidrógeno y metales pesados.[4] A causa de estos componentes, existen diferentes enfermedades y trastornos asociados, tales como problemas pulmonares, cardiovasculares e inclusive cuadros cancerígenos que pueden presentarse en varios órganos.[5]

El consumo de tabaco es algo tan antiguo como la humanidad misma, pues existen documentos que registran su existencia desde hace 5,000 años antes de Cristo. Sin embargo, fue hasta el siglo XVIII que su manufactura se volvió formal debido a la producción industrializada que se extendió a lo largo y ancho del globo. A principios del siglo XX los efectos altamente nocivos del tabaco comenzaron a evidenciarse mediante tratados y estudios que pasaron desapercibidos hasta que el tabaquismo se tornó abiertamente un problema de salud durante la década de los cincuenta.[6]

Para contrarrestar este creciente problema sanitario, algunos sistemas de salud públicos ofrecen diferentes medidas para los pacientes que desean tratar su adicción al tabaco. En el caso de México, el ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para Trabajadores del Estado) ofrece un seguimiento integral por especialistas en donde se aconseja y monitorea la evolución del paciente.

Recuerda consultar a tu médico.

 

Calificar: 
Average: 4.7 (3 votes)