Skip directly to content

Artritis Reumatoide

Tamaño del texto
ImprimirImprimir

 

 

El origen de esta enfermedad articular crónica no está del todo definido, sin embargo se caracteriza por una persistente inflamación de las articulaciones que lleva a cambios en la integridad de las mismas, los cuales pueden provocar deformidad e incapacidad motriz con el transcurso de los años.

 

Síntomas

La artritis reumatoide comienza de manera insidiosa. Se puede presentar dolor articular, fiebre, fatiga y dolor muscular, hasta incluso inflamación de las articulaciones así como dolor al movimiento, rigidez matutina y en ocasiones pérdida de la movilidad.

 

Diagnóstico

Depende de los síntomas y los resultados de un examen físico. Los resultados de algunos exámenes sanguíneos también pueden ayudar a arrojar algunos otros indicadores:

  • Anemia (escasa cantidad de glóbulos rojos).
  • Factor reumatoide (FR). Anticuerpo o proteína de la sangre que se encuentra en algún momento en aproximadamente 80% de los pacientes con artritis reumatoide, pero solo en 30% al inicio de la artritis.
  • Índice elevado de sedimentación de eritrocitos (examen de sangre que, en la mayoría de los pacientes con artritis reumatoide, confirma el nivel de inflamación en las articulaciones).

 

Tratamiento

Una vez diagnosticada, es muy importante tratar la artritis reumatoide lo antes  posible, pues de no detectarse a tiempo, la enfermedad podría avanzar causando incapacidad. El objetivo del tratamiento es poder mantener la capacidad de movilidad y de la calidad de vida al aliviar el dolor, reducir la inflamación y proteger las estructuras articulares.

 

No olvides consultar a tu médico si crees que padeces de artritis reumatoide.

Si ya la tienes, es importante que asistas con regularidad a tus revisiones.

Calificar: 
Average: 4 (5 votes)