Skip directly to content

Internet como fuente de información en salud

Tamaño del texto
ImprimirImprimir

 

 

Internet se ha vuelto parte de nuestras vidas. Ya sea en el trabajo, en casa o con el teléfono celular, “la red” está casi todo el tiempo con nosotros. Mucha gente incluso duerme con el dispositivo su móvil bajo la almohada. Estar “conectados” para algunos es ya indispensable.

Hay quienes auguran el pronto fin de los medios impresos en papel. Los smartphones y las tabletas hacen que conseguir información de internet cada vez sea más fácil. Las noticias ya no se buscan en el periódico de la mañana o en los noticieros de la noche, se obtienen en “tiempo real”.

Tanta información, y tan disponible, puede resultar peligrosa. Lo más importante es saber dónde buscar en internet.

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) llamada Hábitos de los Usuarios de Internet en 20131,casi 30% de los internautas en México se encuentra en los rangos de 25 a 44 años, el promedio de conexión diario fue de 5 horas y las actividades más importantes son revisar correos electrónicos (87%), la búsqueda de información (84%) y entrar en redes sociales (82%)2.

Por su parte, la encuesta “El rol de internet en el proceso de consulta de información sobre salud”, realizada por Pfizer y la empresa The Cocktail Analysis, en España, la web es la principal fuente de información de salud para el internauta y complementa a la consulta con el médico3.

La encuesta revela que la mayor parte de los internautas busca en sitios no confiables, lo que puede afectar la calidad de la información que se obtiene4.

En España el primer medio para obtener información sobre salud es internet, comparado con la visita al médico. Afortunadamente internet aún no sustituye la consulta con el médico y sólo se usa como complemento5.

Las principales búsquedas sobre salud se realizan para ampliar información, 8 de cada 10 internautas, y 57% busca comprender mejor sus enfermedades o tratamientos6.

Vale la pena destacar que no todos los sitios ofrecen información confiable y basada en estudios serios. Los buscadores, como Google o Yahoo!, son los motores más usados para obtener información5, sin embargo esto no garantiza que los resultados sean de fuentes seguras.

¿Cuáles son las fuentes confiables?

Se deben preferir fuentes gubernamentales, como dependencias de salud; del ámbito médico o académico, es decir universidades; asociaciones de profesionales de la salud, academias o fundaciones sin fines de lucro. Se debe desconfiar de sitios que no ofrezcan un respaldo académico y siempre verifique la información en varias páginas. Cuando se trate de un sitio que se anuncie en muchos lugares y ofrezca curas milagrosas, tenga cautela.

Recuerde que el único indicado para elaborar un diagnóstico es el médico.

Consulte con su médico.

Referencia 1 y 2: Asociación Mexicana de Internet, Estudios, Hábitos de Estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México 2013

http://www.amipci.org.mx/?P=esthabitos

Referencia 4,5 y 6:ENCUESTA PFIZER: “El rol de internet en el proceso de consulta de información sobre salud”

https://www.pfizer.es/docs/pdf/noticias/Resultados_encuesta_Pfizer.pdf

Calificar: 
Average: 5 (2 votes)