Skip directly to content

Semana de la lactancia materna

Tamaño del texto
ImprimirImprimir

 

 

La semana que comprende del 1 al 7 de agosto ha sido establecida como la Semana Mundial de la Lactancia Materna por la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA), consultora ante la UNICEF y el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC) que reúne a redes y organizaciones protectoras y promotoras de la lactancia materna.

Ha quedado ya ampliamente demostrado que la leche materna es el mejor alimento y bebida para un recién nacido hasta cumplir los primeros seis meses de vida, al ser de muy fácil digestión, promover el crecimiento, el desarrollo y representar la primera inmunización del bebé, lo que brinda una invaluable protección contra múltiples enfermedades infecciosas. Su sustitución antes de los seis meses por alimentos o bebidas distintas como el agua, la leche en polvo, el té, las papillas de cereales, las bebidas azucaradas, e incluso las leches de otros mamíferos distintos al humano, sólo por mencionar algunas de las más frecuentes, aumenta el riesgo de diarrea, infecciones, alergias y enfermedades crónicas, muchas de ellas mortales. En ese sentido, podemos destacar que incluso en climas secos y calurosos, los requerimientos de líquidos de un lactante pueden ser cubiertos únicamente con la lecha materna.

La disminución de las tasas de lactancia materna a nivel mundial ha sido un motivo de preocupación desde hace ya varias décadas por diversos organismos como la UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes en 1979 llevaron a cabo una reunión enfocada a la alimentación del lactante y el niño pequeño. Dos años después, en 1981, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) aprobó el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna, adoptado hasta el momento, ya sea en forma total o parcial, por 24 países, mientras que otros 27 han incluido algunas de sus normas a sus propias legislaciones. Otro de los grandes hitos de la historia de la defensa de la lactancia materna fue la Conferencia Internacional de Nutrición, desarrollada en 1992 en Roma, Italia, donde se le incluyó como una de las estrategias principales para disminuir el hambre y la desnutrición.

Tomando en cuenta los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la UNICEF, entre los que se incluyen reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años para 2015, y erradicar la pobreza extrema y el hambre, este organismo trabaja con sus aliados, los gobiernos y las comunidades para proteger y promover la lactancia natural, respaldando las leyes nacionales que la apoyen como la mejor opción de alimentación de los recién nacidos, inclusive durante las situaciones de emergencia.

Fuente

http://www.unicef.org/lac/flash/DW/lactancia_materna.htm

Calificar: 
Average: 4.6 (5 votes)