Skip directly to content

Investigación clínica en México

Tamaño del texto
ImprimirImprimir

 

Calificar: 
Promedio: (9 votos)

En Pfizer consideramos a la Investigación Clínica parte crucial de nuestro quehacer diario para llevar productos innovadores que van a mejorar la calidad y expectativa de vida de nuestros pacientes. Hacemos Investigación Clínica para dar respuestas a preguntas científicas de la comunidad médica, para que tengan una información objetiva, transparente y veraz, a modo que puedan tomar decisiones de cómo tratar mejor a los pacientes con los mejores medicamentos del momento y los más innovadores.

Desde 2006, Pfizer México ha invertido cerca de $954 millones de pesos en investigación clínica. En 2014 la inversión en este rubro fue de 118 millones de pesos. 

Los esfuerzos de la inversión en la investigación clínica en México se traducen en atención de un mayor número de pacientes, aprobación de nuevas moléculas, mejoras en la salud de los enfermos, entrenamiento de nuevos investigadores mexicanos, creación de empleos y el posicionamiento como un país ético y apegado a las Buenas Prácticas Clínicas para hacer investigación. 

Con un fuerte compromiso con la investigación, la empresa desarrolla medicamentos seguros y eficaces en cinco áreas con oportunidades significativas para la innovación y el liderazgo: neorociencias, Medicina Cardiovascular, Oncología, Inflamación e Inmunología. 

En 2013, Pfizer México contó con 68 protocolos de investigación en los que participaron 1,751 pacientes de 297 localidades distintas. La investigación clínica confirma la seguridad y eficacia de las nuevas medicinas, logrando proveer a la población nuevas y valiosas alternativas para el cuidado de la salud y el mejoramiento de la calidad de vida.

Actualmente en México hay 54 protocolos de investigación en curso con 315 centros de investigación participantes y 1,256 pacientes inscritos en oncología, inflamación y enfermedades cardiovasculares.

Además, la investigación clínica ayuda a los gobiernos a asegurar que las instituciones públicas mantengan estándares internacionales, desarrollen recursos humanos especializados, y ofrezcan tratamientos de calidad a la población, mientras favorecen los avances tecnológicos y fomentan el crecimiento económico nacional”.